Poema


Disculpa mi poca paciencia
Estoy rota, fuera de servicio, incompleta
Permíteme contarte por qué
Hubo alguien que quebrantó mi fe
Destruyó cada recuerdo
Hizo huir a la ternura
Invitó a casa al sufrimiento
Alegando  cero atadura
Las mentiras fueron  su mejor traje
El que yo decoraba con hilos de dolor a escondidas
Nunca supo lo que supe, quien sabe?
Hay detalles que omito por simple coraje

… y te conocí en el momento preciso
No era antes ni después el tiempo
Necesitaba de ti, y tu de mi valga la modestia
Al menos yo lo admití, ya me di cuenta

Eres el complemento ideal
Vitamina C, D, E, todo incluido
Una acaricia en la espalda
Una lluvia matinal
De esas para no salir de la cama
La punta plástica de las trenzas que no sé cómo se llama
Una sin la otra no funciona
Así ha sido tu humor que me apasiona

Tu esperanza renovó mi fe
Quiero creer

Y a veces pienso
Será realidad? O más de lo mismo?
Y siento miedo
Eres el otro libro o sólo otro capítulo?
Repetir la misma historia no podría

Simplemente moriría

Publicado el 26 febrero, 2011 en Editorial y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: